Vine, vi y me vendí

MARIA LEUBRO

Año

Year

2016

Género

Genre

Literatura / Literature

Dimensiones

Dimensions

7.4 x 16.5 cm

Nº de pág

Nº of pages

56 Pags

ISBN

ISBN

9789584697158

María Natalia Ávila Leubro (Bogotá, 1979), más conocida en Facebook como María Leubro, llegó a Filadelfia el 4 de mayo del 2016, procedente de Bogotá y con rumbo a Nueva York. Junto a un mapa que mostraba su geoposicionamiento satelital en el Philadelphia International Airport, Natalia publica en una pequeña nota en su muro apenas un deseo, un deseo muy de ranchera, así como es ella: «ojalá que me vaya bonito <3».

Los meses que siguieron vimos cómo a Natalia no le fue tan bonito, cómo fue robada, cómo la estafaron, cómo fue contratada por centavos. A pesar de todo, durante esos meses que pasó lavando baños, comiendo popusas, llevando una vida precaria, como tantos trabajadores ilegalizados en los Estados Unidos, Natalia siguió publicando en Facebook cada cosita que le pasaba, cada pequeño detalle de espanto y maravilla en la «capital del mundo», y su voz, tan de ella y tan cercana a la de muchos, estaba llena de dolor y, a la vez, de un humor más allá de todo, excepto del amor.

Vine, vi y me vendí, es un testimonio –en minúsculas luminosas– de un viaje de encuentro y de alienación, de desaparición y de revelación, a nosotros, aquí, para quienes no teníamos claro, hasta hoy, que eso que se llama «el sueño americano» está hecho de pesadillas.

Víctor Albarracín.

Miembro del equipo curatorial de AÚN 44 Salón Nacional de Artistas.

* Proyectos editoriales a los que el equipo curatorial del 44 Salón Nacional de Artistas otorgó un fondo económico destinado a la edición y publicación del texto.

María Natalia Ávila Leubro (Bogotá, 1979), better known on Facebook as María Leubro, arrived in Philadelphia on May 4, 2016, from Bogotá and on her way to New York. Next to a map showing her satellite positioning at the Philadelphia International Airport, Natalia publishes in a small note on her wall just a wish, a very rancherous desire, just like she is: “I wish it were nice <3”.

The months that followed we saw how Natalia was not so pretty, how it was stolen, how she was cheated, how she was hired for pennies. Despite everything, during those months spent washing bathrooms, eating popusas, leading a precarious life, like so many illegal workers in the United States, Natalia continued publishing on Facebook every little thing that happened to her, every little detail of terror and wonder in the “Capital of the world”, and her voice, so close to her and so many, was full of pain and, at the same time, of a humor beyond everything, except love.

I came, I saw and I sold myself, it is a testimony – in luminous minuscules – of a journey of encounter and alienation, of disappearance and revelation, to us, here, for whom we were not clear, until today, that what is called ” the American dream “is made up of nightmares.

Víctor Albarracín

Member of the curatorial team of AUN 44th Salón Nacional de Artistas.

*Editorial projects to which the curatorial team of the 44 th Salón Nacional de Artistas granted an economic fund for the publication and publication of the text.

volver al catálogo / back to catalogue